Arturo Gatti vs Micky Ward 1

Tabla de contenidos

Arturo Gatti vs Micky Ward 1 fue el primer combate de una espectacular trilogía. Gatti y Ward se enfrentaron por primera vez el 18 de Mayo de 2002. Un combate que hizo que dos boxeadores con un récord discreto pasaron a labrarse un importante capítulo en la historia del boxeo. Una batalla que se ganó merecidamente el premio a la mejor pelea del año 2002.

Arturo Gatti vs Micky Ward 1

Sin ser dos boxeadores especialmente técnicos Micky Ward y Arturo Gatti ofrecieron una de esas grandes peleas que enloquecen al aficionado. No obstante ambos destacaban por si fiereza y valentía sobre el cuadrilatero. Arturo Thunder Gatti había realizado increíbles batallas ante Gabriel Ruelas, Wilson rodríguez e Ivan Robinson. Micky Ward venía de protagonizar el combate del año anterior frente a Emanuel Augustus.

Dos auténticos guerreros sobre el ring cuyo más anhelado deseo es el Walhala, la gloria, la victoria a cualquier precio. Un combate en que ambos dieron y recibieron por encima de las posibilidades de cualquier ser humano. No contentos con ofrecer el combate del año también ofrecieron uno de los mejores asaltos jamás vistos, el noveno.

El combate

Con ambos púgiles calzando guantes Cleto Reyes, característicos para golpeadores duros, era evidente las intenciones de ambos.

En las primeras rondas, Gatti tuvo un gran éxito lanzando sus combinaciones a un Micky Ward muy estático. En algunos momentos parecía estuviera clavado a la lona, con la defensa alta y lanzando algunas manos.

Micky Ward sufrió un corte en su ojo derecho durante el prime asalto. La superioridad del italo-canadiense era evidente durante los dos primeros asaltos. Ward logró meter manos pero simplemente Gatti fue mejor.

Pero a partir del tercero las cosas empezaron a cambiar. Micky Ward aceptó recibir pero no a cualquier precio. Pese a que Gatti continuaba siendo mas certero con ambas manos Ward se convirtió en un acosador empezando a castigar las zonas blandas con ambas manos y mas exactitud que antes.

Buddy McGirt, entrenador de Gatti empezaba a preocuparse. Advirtió a su púgil que estaba recibiendo golpes al cuerpo innecesarios, exigiéndole que volviera al plan. Lo cierto es que el plan estaba funcionando, llevaba tres de tres y si entrenador quería que eso siguiera en la misma dinámica.

Pocos conocían tan bien a Gatti como McGirt, su miedo no era infundado. Gatti era un guerrero, puro corazón y coraje, pura entrega, en definitiva el alfa. Pero el boxeo es una combinación de muchos factores y la entrega a veces no es suficiente, eso le había salido caro en el pasado.

El cuarto asalto empezó con un Gatti muy activo que conectó buenas manos, pero Micky Ward logró asestar una derecha en el rostro de Thunder cuando aún quedaban dos terceras partes del asalto. Gatti respondió con una buena combinación. Pero Ward no desaprovechó la incursión y trabajó intensamente sobre el cuerpo de su rival mientras dejaba ganchos izquierdos directos a la mandíbula.

Se invirtieron los papeles. Gatti dejó de fluir, se quedo parado y Ward lo aprovechó cuanto pudo. Severos golpes cortos a la cabeza y cuerpo de Gatti mientras este devolvía duras combinaciones y ganchos de izquierda. La auténtica batalla estaba empezando.

A medio minuto de terminar el asalto Arturo Gatti metió un duro golpe bajo. Ward tuvo que hincar la rodilla y golpeó la lona con rabia. Logró incorporarse mientras le referee le retiraba un punto al agresor.

Ward terminó el asalto con sangre por toda la cara, desde los ojos hasta la nariz y la boca. Arturo Gatti tenía el ojo derecho muy hinchado.

No obstante ambos salieron recargados para el quinto asalto.

Continuaron con la misma dinámica. Ward perseguía a su rival que se dedicaba a desplazarse, entrar descargar toda su ira y luego retirarse tan lejos como podía. Lo cierto es que Gatti conectó manos que solo Ward podía aguantar. El rocoso Micky los encajaba y seguía persiguiendo a su presa. Cuando parecía que Gatti estaba en apuros este se reivindicó con fuertes golpes arriba y abajo que sorprendieron a su oponente.

Pero finalmente llegó el momento de Ward, cuando quedaba un  minuto del asalto logró conectar muy buenas combinaciones. Gatti trató de recuperar el asalto lanzándose con todo castigando rostro y zona media, lo que se le ponía a tiro. Pero a escasos veinte segundos del final Ward volvió a cazar a Thunder dejándolo aturdido contra las cuerdas.

Mikcy Ward olió la sangre y aprovechó lo que quedaba de asalto para tirarle con todo y dejando a Gatti muy tocado. Su ojo empezaba a sangrar y no hacía mas que encajar combinaciones una tras otra. Finalmente sonó la tan deseada campana, Gatti sonrió, parecía contento de haber sobrevivido. Ward en cambio parecía frustrado y sorprendido a partes iguales por no haber sacado más partido a una oportunidad de oro.

Durante los dos siguientes asaltos Gatti volvió a los inicios del combate, rehuía el cuerpo a cuerpo y evitaba caer en la presión de su oponente mientras lo iba debilitando desde la distancia. El plan volvió a funcionar y Thunder se llevó de nuevo los dos asaltos.

Hacia el final del octavo Micky Ward volvió a sentirse cómodo como lo había hecho en asaltos anteriores, pero lo hizo cuando el reloj estaba muy cerca de marcar el final del asalto.

Gatti siguió tratando de enfriar el combate en el octavo mientras trataba de recuperarse. Pero Micky sabía que iba por debajo y apretó el acelerador. Cuando solo quedaban 45 segundos de asalto Ward logró aterrizar contundentes golpes en el cuerpo y la cabeza. Eso pareció dejar a Gatti muy tocado, había pasado de estar energético y con vitalidad a ser un hombre agotado incapaz de eludir los ataques de su entregado rival.

Mediante duras manos logró poner a Gatti de nuevo contra las cuerdas donde empezó un preciso trabajo de demolición hasta que sonó la campana. El combate estaba siendo espectacular y lo mejor estaba por llegar, el round del año y quizá de la década o incluso de la historia.

Empezó el noveno con un Ward que fue directo a por Arturo Gatti. Rápidamente Ward conectó un poderoso gancho de izquierda a la cabeza y luego al cuerpo. Gatti trató de alejarse pero la presión de Ward era implacable. Pocos segundos después Micky Ward replicó la misma jugada, misma combinación, mismos puntos de impacto y Gatti retrocedió mientras se retorcía de dolor y caía sobre las rodillas.

A duras penas había empezado el asalto y Arturo Gatti se encontraba muy malherido. Todo el mundo daba por muerto al italo-canadiense, pero este se levantó con una expresión de dolor difícil de expresar en palabras.

Micky Ward se lanzó a por el con poderosas izquierdas al cuerpo. Posteriormente cambió y descargó su furia sobre la desprotegida cabeza de Gatti. Fueron casi 30 segundos de continuo castigo en el que Gatti se iba tambaleando de lado a lado, al son de los duros impactos de los puños de su oponente. Estaba haciendo de saco, estaba recibiendo un castigo descomunal. Golpes secos y duros sobre su cabeza y cuerpo.

Pero Gatti no cayó, aguantó lo que nadie es capaz de aguantar y además regresó. Arturo Gatti había resurgido de los infiernos y devolvió el fuego que había estado absorviendo en forma de espectaculares ganchos. Conectando en el cuerpo, cabeza y el alma de un Ward que no parecía comprender que era lo que tenía delante. Y a los pocos segundos se encontraba doblegado en las cuerdas ante la multitud incrédula.

Pero Ward salió de su asombro dejando volar las manos y aún faltaba un minuto de aasalto. Entonces Micky atrapí a Gatti con una malintencionada mano derecha que dio paso otro golpe de poder. Acto seguido el estadounidense inició ráfagas de ganchos. Los papeles habían vuelto a cambiar por completo. Ward lanzó a su lastimado oponente contra las cuerdas y ahí lanzó largas cominaciones hacia las partes blandas y la cabeza.

Arturo Gatti estaba siendo de nuevo castigado, la cabeza iba de lado a lado a ritmo de los puños de Ward. Quedaban 30 segundos de combate, y empezaban las dudas sobre si se debía detener el combate.

El décimo asalto podría considerarse traanquilo después de lo visto en el anterior. Thunder Gatti seguía con energía, volvió a desplazarse con más soltura alejándose de Ward y ganar así el asalto y complicar la vida a los jueces.

El resultado de Arturo Gatti vs Micky Ward 1 fue victoria por decisión mayoritaria de Micky Ward. Pero ambos lograron un hueco en la historia, y un combate que sería el primer gran episodio de una espectacular trilogía.

Pese a las tres duras guerras que protagonizaron Micky Ward y Arturo Gatti fueron grandes amigos hasta el prematuro fallecimiento del último.

Si te ha parecido interesante este artículo puedes compartirlo haciendo clic en los botones de abajo. 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Te gusta escribir y el boxeo?

Si tienes afán periodístico y eres un amante del boxeo y quieres colaborar con nosotros no lo dudes y contáctanos.
Estaremos encantados de publicar tus crónicas!

Suscríbete a nuestro blog

Ingresa tu email para recibir más artículos como este.