Miguel Cotto vs DeMarcus Corley. El polémico KO

El 26 de Febrero de 2005 se enfrentaron Miguel Cotto y DeMarcus Corley en un combate recordado por su controvertido final.

La disputa era por el título de mundial del peso Superligero de la Organización Mundial de Boxeo que estaba en poder del boricua Miguel Cotto. El aspirante, el estadounidense y ex campeón mundial DeMarcus Corley.

Cuando el cronómetro apenas marcaba un minuto y medio del primer asalto, el puertoriqueño conectó una poderosa derecha cruzada que derribó a Corley. El resto del asalto fue una tortura para el estadounidense, que recibió un fuerte y prematuro castigo. Pese a todo aguantó el asalto sin ser derribado de nuevo.

En el segundo asalto Corley se quejó de un golpe bajo, y para sorpresa de todos le descontó un punto a Miguel Cotto sin previo aviso.

El tercer asalto, fue hasta la fecha el peor asalto en la carrera de Miguel Cotto. Corley lo conectó con un derechazo directo a la barbilla que por poco lo manda a la lona. Corley no dudó en aprovechar el momento para lanzarse a por el boricua cerrándolo en las cuerdas hasta que una mano golpeó en la entrepierna de Cotto que no dudó en dejarse caer. El arbitro no retiró un punto a su rival pero si le dio tiempo para recuperarse. El final del asalto fue una guerra en la que ambos boxeadores se intercambiaron poderosas izquierdas. Cotto castigaba el cuerpo de Corley y este conectaba sobre el rostro de «Junito».

Para el cuarto, Cotto supo hacerse con el control del combate mediante su jab y varias combinaciones al final de asalto.

DeMarcus Corle parecía que estaba acusando el cansancio en el quinto round, también tenía algunos cortes en el rostro. Cotto también presentaba varios cortes en la cara y en la nariz además del ojo hinchado. Cotto seguía a lo suyo, porque cuando algo funciona para que vas a cambiar. Así fue como con una combinación de golpes al cuerpo y a la cabeza logró derribar a Corley por segunda vez. En cuando el estadounidense se puso en pie Cotto se lanzó a por el, constante y agresivo. La tormenta de golpes hizo que DeMarcus Corley decidiera hincar la rodilla. Era evidente que Corley quería impedir de esa manera, que Cotto continuara golpeándolo, y coger así aire y fuerza para continuar la guerra después de unos segundos de tregua. Sin embargo el referee Quinones Falu decidió detener e combate y darle la victoria a Miguel Cotto.

La polémica estaba servida. La mirada asesina de Corley al árbitro confirmaban lo que la mayoría sospechaban, Corley no estaba noqueado, por suerte mantuvo la calma y pasó de ahí. Los medios de comunicación tardaron menos que nada en plasmar la polémica. Corley reconoció en posteriormente que tan solo quería ganar algo de tiempo.

Tras el combate ambos púgiles acordaron que deberían realizar una revancha, pero eso nunca ocurrió.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Suscribete a la Hemeroteca

VIVE EL BOXEO