Roberto Durán vs Pipino Cuevas

Tabla de contenidos

Roberto Durán vs Pipino Cuevas fue uno de esos grandes combates que el fanático al noble arte lleva años esperando. Un choque de trenes, dos estrellas que chocan y hacen que el mundo se pare para admirar el espectáculo.

Roberto Durán vs Pipino Cuevas

Si bien es cierto que dos dos o tres años antes, el combate hubiera sido, deportivamente hablando, mas acertado. Pero como ocurre por desgracia a menudo, estos grandes duelos se van posponiendo demasiado. Pero finalmente Roberto Durán vs Pipino Cuevas tuvo lugar en 1983, con “Manos de Piedra” con 79 combates a sus espaldas y 31 años y un Pipino Cuevas con 37 combates, 25 primaveras y mas de un año sin boxear. Si el combate hubiera tenido lugar unos años antes, ambos se encontraban en la cúspide de sus carrera, siendo ambos los ídolos de sus países, Panamá y México. Un combate que hubiera llenado cualquier estado del mundo y generado unas cifras de infarto.

Pipino Cuevas había asombrodo al mundo entero durante su reinado como el campeón mundial de peso welter de la AMB, rompiendo mandíbulas y costillas y noquearando a una larga lista de contendientes y ex campeones. Algunas de sus víctimas, boxeadores de la talla de Angel Espada, Harold Weston, Randy Shields, y Pete Ranzany. Pero cayó en 1980 ante Thomas hearns y posteriormente fue vencido por el desconocido Roger Stafford quién lo venció por decisión unánime.

Por su parte, Roberto Durán había estado vagando por el desierto desde la desgracia de su derrota ante Sugar Ray Leonard en noviembre de 1980. Habiendo renunciado contra su enemigo en Nueva Orleans, Durán apenas fue bienvenido en su país natal, Panamá, y había tenido Desde entonces sufrió pérdidas tanto para Wilfred Benítez como, en una sorpresa impactante, el contendiente marginal Kirkland Laing. Huelga decir que el stock y la comerciabilidad de Pipino y Roberto se habían desplomado, un hecho evidenciado por sus modestos bolsos de cincuenta mil dólares más un corte de la puerta. Dos o tres años antes, un enfrentamiento entre Duran y Cuevas habría significado días de pago masivos.

Había mucho en juego esa noche en Los Ángeles. Una victoria para cualquiera significaba una credibilidad renovada y una posibilidad futura de obtener un título mundial, mientras que una pérdida significaba un desastre. Pero este duelo tuvo que ver tanto con el orgullo nacional, el machismo latino y los derechos de fanfarronear. Cuevas había estado cuestionando públicamente las credenciales machistas de Duran durante algún tiempo, burlándose del panameño por su patética actuación en la revancha de Leonard, su gerente incluso escribió un desafío a “Manos de Piedra” que se publicó en la revista Ring. La promesa de una acción seria en un rencoroso enfrentamiento entre dos desvanecidos pero legítimos golpeadores de poder hizo que los torniquetes cantaran y una multitud estridente de más de diecisiete mil fanáticos de la lucha hispana inundó el L.A. Sports Arena. Ambos ex campeones escucharon los vítores cuando entraron al ring.

El combate

Desde el principio, este fue un enfrentamiento machista sin prisioneros, ambos guerreros comenzando rápido y lanzando tiros con malas intenciones. Cuevas acechó detrás de su alargado gancho izquierdo, aterrizándolo tanto en la cabeza como en el cuerpo; Aunque Durán nunca resultó herido y llegó a casa con un par de manos derechas afiladas, Cuevas ganó la primera ronda. En el segundo, Roberto comenzó a establecer su jab y a encontrar su momento mientras dejaba claro a todos que el poder de Pipino no lo desconcertó. Duran, supuestamente lavado, había tomado las mejores fotos de Pipino y, en lugar de marchitarse o retroceder, se adelantaba y disparaba. Al final del segundo, recibió algunos golpes viciosos en el cuerpo.

En el tercero, el panameño asumió el control total cuando un emocionante intercambio de punta a punta vio a Duran sacudir a su enemigo con un gancho izquierdo. Cuevas se recuperó pero luego un uppercut derecho dobló sus rodillas. Para sorpresa de muchos, un ex peso ligero de 31 años era el luchador más resistente y más poderoso contra un peso welter natural.

Y como el Duran de antaño, Roberto no dejó escapar a su cantera herida. En la cuarta ronda se adelantó sin miedo, juntando sus golpes como las Manos de Piedra que sus fanáticos recordaban, y un golpe directo en la mandíbula convirtió las piernas de Cuevas en goma. El ataque de seguimiento de Roberto llevó a Pipino a una esquina, solo el tensor le impidió golpear el lienzo. El árbitro le dio crédito a Duran por una caída y le dio al mexicano la cuenta de ocho antes de indicar que se reanudaría la acción. En el momento en que lo hizo, Roberto se lanzó, desatando una serie de combinaciones que dejaron a Cuevas en el suelo nuevamente. Pipino valientemente se puso de pie solo para ver a su manager, Lupe Sánchez, atravesar las cuerdas y señalar la rendición.

“Mi hombre resultó herido y no quería que recibiera más castigos”, dijo Sánchez después. El poder de Durán fue demasiado para Cuevas.

Para Duran, de 31 años, quien anotó su nocaut número 56 en 75 victorias, esta fue una victoria especialmente dulce. Si bien todos sabían que Cuevas era una sombra de su antiguo ser temible, todavía era un guerrero macho muy respetado. Un nocaut sobre un rival así significó una gran reivindicación para un luchador que lucha por recuperar su buen nombre. Más importante aún, la victoria significó una oportunidad por el título en el futuro cercano. De repente, Roberto Durán tuvo que ser tomado en serio otra vez.

“Dedico esta lucha a la gente de Miami”, dijo el panameño. “No perdieron la fe en mí mientras que otros lo hicieron”.

 

Si te ha parecido interesante este artículo puedes compartirlo haciendo clic en los botones de abajo. 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Te gusta escribir y el boxeo?

Si tienes afán periodístico y eres un amante del boxeo y quieres colaborar con nosotros no lo dudes y contáctanos.
Estaremos encantados de publicar tus crónicas!

Suscríbete a nuestro blog

Ingresa tu email para recibir más artículos como este.