Thomas Hearns vs Iran Barkley I: Sorpresa del año

El 6 de junio de 1988, una multitud de 8,600 fanáticos accedía al Hilton Las Vegas para ver el Thomas Hearns vs Iran Barklay.

Thomas «The Hitman» Hearns defendía su título del peso medio del CMB contra Irán «The Blade» Barkley. Hearns, con 45 victorias, 39 KO’s y 2 derrotas llegaba al ring como favorito con las apuestas 4-1 a su favor. A los 29 años, fue el único hombre en la historia del boxeo en tener cuatro títulos mundiales en cuatro divisiones de peso diferentes. Había sido coronado campeón de peso welter, súper welter, peso medio y peso semipesado. Después de una derrota icónica en abril de 1985 ante Marvelous Marvin Hagler, Hearns respondió con cinco victorias consecutivas en 1986 y 1987.

Su oponente esa noche, un tipo que se había sabido reponer tras tres derrotas iniciales. Posteriormente Iran Barkley (24-4, 15 KOs) acumuló 15 victorias en sus siguientes 16 peleas. Llegaba al cuadrilátero con 28 años, 24 victorias y 15 KO’s y 4 derrotas ataviado con su calzón negro con ribetes rojos. Había escalado la clasificación y se mantuvo como el retador clasificado número 2.

Aunque ambos hombres tenían una altura de 185cm (6,1 pulgadas), Hearns tenía una ventaja de alcance de 10 cm (4 pulgadas) sobre Barkley. El campeón, como de costumbre equipado con un calzón rojo y dorado del gimnasio Kronk. A medida que se desarrollaba el primer asalto, Hearns empezó a acribillar a su rival. Barkley parecía contento recibiendo cuatro y cinco golpes con la esperanza de conseguir uno a cambio. El retador, que estaba respondiendo, estaba tomando los feroces golpes de Hearns. Ese primer y espectacular asalto abrió un corte sobre el ojo izquierdo de Iran Barkley a mitad del primer asalto. Todo apuntaba a que el combate iba a termianr pronto.

En el segundo asalto, ambos hombres estaban tratando de establecer el jab, pero por razones muy diferentes. Hearns buscó mantener a Barkley en el exterior y luego soltar las manos derechas y los ganchos de la izquierda.

Barkley quería usar su jab, a menudo doblándolo, para intentar entrar y acercarse donde pudiera lanzar su clásico gancho de izquierda. La sangre empezaba a brotar de la boca de Barkley.

Mientras los dos se turnaban para perseguirse, Barkley subió las revoluciones y comenzó a golpear al campeón. Hearns sobrevivió a envestida de su rival y luego respondió con un bombardeo al cuerpo. El asalto fue duro e intenso. Tremendos golpes efectivos al cuerpo por parte de Tommy Hearns que dejaron muy lastimado a Iran Barkley. El corte en la ceja se había reabierto y la sangre volvía a manchar su rostro. Tremenda paliza la encajada por el aspirante.

Una explosión de energía traducida en una auténtica metralla de golpes por parte de Hearns causó el clamor del público que estaba viendo una batalla atroz. Cada vez había mas sangre y cada golpe podía ser el último. De repente una mano derecha de Barkley apareció de la nada. Hearns contraatacó, y en ese momento Barkleu aterrizó un golpe perfecto directo a la mandíbula de Hearns que cayó lastimado. No antes sin recibir un nuevo impacto antes de llegar a la lona. Su cabeza rebotó. Tremendo golpe y espectacular caída. Pero Hearns se levantó a falta de 30 segundos para el final del asalto.

Con las piernas rígidas, claramente herido hearns no iba a regalar nada. Haría cuanto fuera posible para llegar al final del asalto y poder coger aire. Para Barkley era la gran oportunidad de llevarse el gato al agua y desató un espectacular alucvión de golpes. Llevó a Tommy Hearns a las cuerdas y conectó la que sería la última mano del combate. Una derecha recta que dejó a Hearns totalmente fuera de combate y por poco fuera del ring. Gracias al referee el campeón derrotado no acabó sobre la primera fila del público.

Así fue como Iran Barklay, herido, cortado en los dos ojos, por debajo en las cartulinas y el rostro cubierto de sangre, se proclamaba justo campeón del peso medio en la que fue considerada una de las mayores sorpresas del año. Sin embargo el destino demostró que no fue una mano fortuita, puesto que ambos volvieron a enfrentarse cuatro años mas tarde y Barkley se llevaría de nuevo la victoria, en esta ocasión por decisión dividida.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Suscribete a la Hemeroteca

VIVE EL BOXEO