Mike Tyson vs Larry Holmes: Una de las mayores palizas en los pesos pesados

Mike Tyson vs Larry Holmes es la clara evidencia de que el tiempo pasa para todos

Son muchos los boxeadores que se resisten a envejecer y aceptar el paso del tiempo. En ocasiones es por necesidad, otras por egoísmo de sus manejadores que solo miran por sus intereses.

Esto es exactamente lo que le pasó al gran Larry Holmes, el día que a sus 38 años intentó recuperar el título que había defendido hasta en 20 ocasiones durante más de siete años. Pero para lograrlo debía batirse ante un Mike Tyson de 21 años en pleno apogeo.

Paradojicamente Larry Holmes había estado en esa situación pero en el lado opuesto, 8 años antes ante el gran Muhammad Ali. Pero siempre piensas que eso a ti no te pasará, hasta que pasa.

Y ese 22 de Enero de 1988 Larry Holmes recibió una auténtica paliza por parte de uno de los boxeadores mas duros de la historia.

Por suerte el referee Joe Cortez dió por finalizado el combate cuando Larry holmes caía por tercera vez a 5 segundos de terminar el cuarto asalto.

La tercera caída hizo temer a todo el público durante unos segundos, Holmes se desplomó tras encajar varios golpes de poder de Mike Tyson.

Afortunadamente todo quedó en un susto, se recuperó rapidamente.

Larry Holmes confesó que su error fue esperar para boxear a partir del quinto asalto, cuando Mike Tyson empezara a mostrar síntomas de cansancio.

Pero la triste realidad es que no existía práctiamente una sola posibilidad que Larry Holmes pudiera haber vencido a Mike Tyson. Era algo evidente. De hecho se realizaron algunas campañas en contra de ese combate, con el fin de evitar en el mejor de los casos el rídiculo, y en el peor de los casos, una desgracia.

Pero el boxeo es negocio antes que deporte, y siempre lo ha sido. Quién paga manda, y el combate siguió adelante. El dinero compró el sentido común y más si el dinero proviene de la maléfica mano de Don King, quién hacía tiempo que había vendido el alma del boxeo a los ejecutivos de la televisión estadounidense.

Mike Tyson vs Larry Holmes. El combate

Holmes parecía optimista en su llegada al ring, con una gran entrada y un récord de 48 victorias, 34 de ellas por KO y dos derrotas en sus 15 años de carrera. Mike Tyson subió al ring inmediatamente después, como un empleado que llega tarde al trabajo, invicto con un récord de 32 victorias y 28 KO’s.

Mike Tyson se mostraba determinando analizando cada rincón del ring. Sin embargo Larry Holmes parecía cada vez mas nervioso.

Como era de esperar Mike Tyson se lanzó al ataque con la primera campana, llevando a Holmes a las cuerdas con una potente derecha al cuerpo y una izquierda a su cabeza. Fue la primera de muchas combinaciones. Holmes intentaba abrazarse cuanto podía, parecía que su objetivo era el de sobrevivir, no el de luchar.

Mike Tyson se iba abriendo camino en la cada vez más menguada defensa de Holmes hasta someterlo a su dictadura. Los puños de Tyson mandaban sobre el cuerpo de un Larry Holmes que parecía más viejo por segundos. El referee avisó a Holmes, sino empezaba a boxear, sería el quien lo haría

Nada más empezar el tercer asalto, Mike Tyson volvió a cruzar el ring con su instinto asesino, pero Holmes lo recibió con dos derechazos en el rostro, primera aparición de Larry que pareció inspirarlo.

Siguió el asalto con algunos uppercuts bien tirados y minimizando las contras del feroz Tyson. Pero el asalto terminó con un potente golpe en el mentón de Holmes, que parecía muy tocado, pero con la satisfacción de haber resuelto el asalto.

Para el cuarto Holmes salió bailando, con la guardia baja y lanzando golpes, parecía que su mejor versión estaba de regreso. Pero Mike Tyson no tardó en cazarlo con un gancho de izquierda que lo bajó a la tierra. Holmes buscó abrazarse, pero Mike lanzó un terrible derechazo que lo mandó a la lona.

Por unos segundos parecía que el combate había acabado, la caída fue realmente fea. Pero para sorpresa de todos, logró enderezarse.

Tyson volvió de nuevo a la carga como el toro que embiste con furia el capote, Holmes intentaba librarse de el joven Mike aprovechando todo el cuadrilítero. Pero la sed de victoria de Tyson lo perseguían allá donde fuera, con rápidas y poderosas ráfagas de golpes. Una nueva derecha envió al veterano retador al suelo.

De nuevo volvió a levantarse, de nuevo sin agotar la mitad de la cuenta. Aseguró que se encontraba bien, mintió, sus piernas ya se habían marchado. Una retirada a tiempo es una victoria, no fue el caso.

Mike Tyson volvió a embestir con bravura con impresionantes ganchos a la cabeza y el cuerpo. Tyson no era compasivo, Mike Tyson era Mike Tyson, no era Larry Holmes, quien si mostró compasión ante el gran Muhammad Ali. La división iba a presenciar uno de los finales mas despiadados jamás vistos.

Parecía que Larry Holmes iba a sobrevivir, mejor dicho, prolongar su agonía durante amenos otro asalto. Pero Tyson lo atrapó en la esquina neutral, y le dio el toque de gracia, justo a la cabeza. Holmes visitó el suelo por última vez, pero ya estaba incosciente antes de caer.

La tensión se apoderó del recinto durante unos instantes, hasta que el bueno de Larry Holmes logró incorporarse y regresar a su esquina.

«Luché contra Tyson porque sabía que vencí a Michael Spinks y estaba tratando de recuperar algo que me quitaron. Pero descubrí que Mike Tyson es mejor de lo que pensaba. No hay duda de que él es el campeón » declaró el recién derrotado Holmes.

«Le dejé claro a Larry Holmes que su carrera ha terminado sin duda», dijo Tyson después.

Pero lo cierto es que Larry Holmes siguió boxeando 14 años mas, logrando disputar de nuevo el título en dos ocasiones, ante Evander Holyfield y Oliver McCall, cayendo por decisión unánime en ambas.

Por desgracia, durante los mas de 100 años de historia del campeonato de los pesos pesados, muchos han sido los boxeadores que han comprendido, de la manera mas cruel, que ya no tienen las capacidades necesarias para seguir el ritmo de un joven con sed de victoria y un físico inmejorable.

Pero para muchos boxeadores, el orgullo y el corazón pesan más que la razón y la lógica. A veces esos e traduce en un final desastroso.

Como dijo Larry Holmes antes del combate: «No estoy haciendo esto por el dinero ($ 3.1 millones).Todo el mundo sabe que soy rico».

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Suscribete a la Hemeroteca

VIVE EL BOXEO