Historia de Marco Antonio Barrera

Marco Antonio Barrera se fue abriendo camino hasta lograr convertirse en el centro de atención de todo México cuando el país azteca esperaba a su próximo héroe. Tras la gran pérdida del gran Salvador Sanchez, el mayor icono de la historia de Mexico, Julio César Chávez, estaba en pleno apogeo de su carrera en 1989. Por esos tiempos Barrera, era un peso mosca de 15 años de la Ciudad de México que luchaba con papeles falsificados porque era demasiado joven para boxear y recibir dinero por ello.

Marco Antonio Barrera fue siete veces campeón en tres distintas categorías

Marco Antonio Barrera logró su primera victoria profesional en su primer combate, por la vía rápida en tan solo dos asaltos frente al también debutante David Felix. En 1996, Marco Antonio Barrera anotó su 40º victoria venciendo al estadounidense Kennedy McKinney en una pelea inolvidable en un nuevo programa de HBO llamado «Boxing After Dark«. El boxeo mexicano tuvo suerte con Barrera. Justo cuando Julio Cesar Chávez se estaba desvaneciendo, parecía que otro boxeador nacido en México estaba esperando para ocupar su lugar.

Por supuesto, hubo diferencias. Chávez era un tipo bromista con una gran sonrisa, mientras que Barrera hablaba en serio. Julio César Chávez era apasionado y le gustaba derramar algo de sangre. Barrera era un boxeador calculador, ganándose el apodo de «El asesino de cara de bebé«. Barrera era más ligero en sus pies que Chávez y tenía un estilo más estético, pero golpeaba con su gancho de izquierda de una manera que recordaba a grandes luchadores mexicanos como Rubén Olivares. Erik Morales, quien nunca destacó por sus buenas palabras hacia Barrera, dijo después de su primera pelea «Fue el golpeador más grande que he enfrentado en el ring».

 
Sin embargo, el mismo año en el que venció a Kenedy McKinney, Barrera también conoció su primera derrota ante Junior Jones. Sin duda una derrota que cogió a todos por sorpresa. Al igual que la inminente revancha, también con derrota para la estrella mexicana. Tras esas duras derrotas, Marco Antonio Barrera se retiró de forma temporal. Resultó que, después de todo, no era el nuevo Chávez. Le costó un tiempo averiguar exactamente dónde encajaba Barrera en el panorama boxístico.

«Llamarlo el próximo Chávez fue un poco injusto, creo», dijo el ex comentarista de HBO Boxing Larry Merchant, quien estuvo en la transmisión de muchos combates de Barrera. «Parecía el sucesor de Chávez, el siguiente en la fila para ganar los corazones y las mentes de los fanáticos mexicanos, pero Barrera perdió algunas peleas, esa fue la diferencia». Chávez parecía imperecedero e imbatible, y era considerado como la representación más pura de la herencia de combate mexicana, comparar a cualquier joven peleador con él es injusto «.
Al final el hecho de perder algunas peleas convirtió a Barrera en un fenómeno aún más fascinante, ya que verlo levantarse de las cenizas una y otra vez se convirtió en una de las grandes alegrías del boxeo. Y es que muchos lo dieron por muerto tras las derrotas ante Jones, pero regresó para ganar 14 de sus siguientes 16 combates. El cambio en la forma de boxear de Barrera, y su capacidad de boxear o pelear según las necesidades del combate, inspiraron al entrenador Emanuel Steward a llamarlo «el luchador más adaptable de los tiempos modernos».

En 2003 volvieron a dar por muerto a Marco Antonio Barrera, después de que Manny Pacquiao le diera una auténtica paliza. “(MannyPacquiao) era un desconocido. Me acuerdo muy bien, porque me decían ¿quieres pelear con el ‘Chololo’ Larios, que es de Guadalajara, o con Manny Pacquiao? El ‘Chololo’ es mi compa, mi hermano, ¿como voy a pelear con el? Arrepentido estoy de haber tomado esa decisión me dio la golpiza de mi vida”, apuntaba Marco Antonio Barrera.

Poco después se supo que tras una operación para aliviar los dolores de cabeza, le habían colocado una pequeña placa de metal en la frente, le sugirieron que se retirara. Pero Marco Antonio Barrera no lo hizo y siguió ganando. Incluso cuando había pasado su mejor momento y había caído por decisión técnica ante un Amir Khan más joven, regresó y ganó dos combates más. El record final de Barrera fue 67-7 (44 nocauts).

Acumuló títulos en peso pluma junior, peso pluma y peso ligero junior. La revista THE RING lo reconoció como campeón de peso pluma desde junio de 2002 hasta noviembre de 2003, y su récord en peleas por el título fue de 23-5 (14 nocauts). Realmente el nombre de Marco Antonio Barrera no se asocia con cinturones y defensas del título, es recordado por su excelencia en el ring. También por ser uno de los nombres propios de una de las mejores eras en la historia del boxeo.

Barrera fue uno de los impulsores de un cambio importante en el boxeo. Se inició una época en la que los grandes luchadores de las categorías más pequeñas estaban dominadas por boxeadores mexicanos o americanos de ascendencia mexicana. Se iniciaba el comienzo de la globalización del boxeo. Por primera vez, los aficionados estadounidenses mostraban interés por peleadores de otros países, en el caso de los boxeadores aztecas, especial mención para Marco Antonio Barrera y Erik Morales, Ricardo López y Juan Manuel Márquez.

Por primera vez categorías inferiores le arrebataban protagonismo a la categoría reina. Estados Unidos se interesaba por esos pequeños boxeadores. Púgiles con vidas complicadas que habían logrado salir de situaciones adversas mediante el boxeo, auténticos guerreros apasionados que jamás daban por pérdida una batalla.

Según muchos expertos en la materia, fue la mejor época de los plumas, nunca se ha logrado igualar algo así. Había una decena de tremendos boxeadores que se disputaban los títulos de la categoría de los pluma. Marco Antonio Barrera luchó prácticamente con todos ellos.

Otra de las grandes noches de Marco Antonio Barrera fue el duelo ante el Príncipe Naseem Hamed, británico de origen yemení. «Prince» Hamed era un boxeador descarado, emocionante y muy hablador, una atracción, en definitiva un showmen. Un boxeador amado y odiado a partes iguales.

Esa noche de 2001 Marco Antonio Barrera le dio una auténtica clase de boxeo al británico. Fue superior desde la primera campanada a la última. Dos jueces anotaron la pelea 115-112, y el tercero completó la decisión unánime de Barrera con un marcador de 116-111. Si no fuera por que el mexicano fue penalizado en la última ronda la victoria hubiera sido más abultada.

Barrera era sin duda un boxeador diferente, compaginaba sus batallas en los cuadriláteros con sus estudios de derecho en la Universidad La Salle en la Ciudad de México. Tampoco había nacido en la pobreza como muchos de sus compatriotas boxeadores. Sin ir mas lejos, su padre trabajó en la industria cinematográfica mexicana.

Marco Antonio Barrera se aficionó a boxeo gracias a que sus dos tíos lo llevaron a un gimnasio de boxeo cuando tenía 7 años, y este sintió adicción por las sensaciones que tenía cuando se subía a un ring con los guantes puestos. Miembros de su familia corrían con él a primera horas de la mañana para hacerle compañía.

Muy diferente era la historia de su gran rival sobre los cuadriláteros, Erik Morales, quien provenía de las calles más complicadas de Tijuana.

Se vieron las caras hasta en tres ocasiones. Dos victorias para Marco Antonio Barrera y una para «El Terrible» Morales. Aunque muchos son los que a día de hoy aún discuten sobre el resultado de esta trilogía, en especial sobre los dos primeros duelos. Sin embargo de lo que nadie duda es que la trilogía ofrecida entre Barrera y Morales es una de las más duras que se recuerdan.

El primer combate es recordado por su brutalidad. Esa trilogía emanaba una rivalidad pocas veces vista, una batalla social, psicológica y personal. Ciudad de México vs Tijuana. Estilos diferentes. Tal vez no había suficiente espacio en la cima para los dos, o simplemente se disputaban el ocupar el lugar que dejaba Chávez. Probablemente todo.

Marco-Antonio-Barrera

ESTADÍSTICAS

 

Nombre: Marco Antonio Barrera

Alias: «Baby Faced Assassin»

Nacionalidad: Mexicano

Fecha nacimiento: 17 de Enero, 1974, Guadalajara, Mexico

Altura: 168 cm

Alcance: 178 cm

Combates: 74

Victorias: 67, 44 KO’s

Derrotas: 7

Empates: 0

 

ARTÍCULOS SOBRE MARCO ANTONIO BARRERA